Presione "Enter" para acceder al contenido

A oídos sordos, protestas perpetuas.

Voiced by Amazon Polly

La situación de Colombia ha tomado un ritmo vertiginoso y levanta mausoleos a la democracia. La negativa al diálogo del presidente de la República Iván Duque con los representantes del paro y sus comunicados faltos de empatía con las más de 40 asesinados por la fuerza pública, entre otros vejámenes que ha dejo la movilización ciudadana que cumple doce días. Ya no solo es la represión policial, también hay civiles armados con accionar paramilitar desde la retórica del partido de gobierno en cabeza de Álvaro Uribe Vélez.

Algunas violaciones a los DDHH son atizadas desde los claustros de las Instituciones Educativas Militares como la Universidad Militar Nueva Granada, en donde se confirió un espacio al neonazi chileno Alexis López para dictar conversatorios de una fatídica teoría que criminaliza los movimientos de protesta popular, la ya conocida “revolución molecular disipada”.

Cabe recordar que el descontento social lo detonó la segunda Reforma Tributaria de este gobierno, bautizada eufemísticamente como “Ley de Solidaridad Sostenible”, con objetivo de recaudar, en medio de una crisis social y económica a raíz del Covid 19, unos 25 billones de pesos desde impuestos a diversos productos de la canasta básica familiar y servicios públicos, aumento al precio de la gasolina, peajes dentro de las ciudades principales e incluir a la base de contribuyentes a quienes devengan de tres a cuatro SMMLV (Salario Mínimo Mensual Legal Vigente) 530 €, entre otros polémicos artículos.

Además, el administrativo impulsa una Reforma a la Salud con el “Proyecto de ley 010” que ampliaría el alcance de la famosa Ley 100 que estableció un sistema de atención médica privada y contribuyó con el desfinanciamiento de los hospitales públicos a nivel nacional. De ser aprobada esta ley se agudizará la crisis en el sector de la salud, pues quedaría el camino despejado para liquidar instituciones públicas de salud como clínicas y hospitales que funcionan en provincias brindando atención a los habitantes de municipios y veredas.

El llamado internacional que hacen varios organizaciones que velan por los DDHH en Colombia, como INDEPAZ y ONG TEMBLORES, es al diálogo en las diferentes regiones con todos los actores vinculados y bajo peticiones urgentes como el cese de asesinatos de líderes sociales, jóvenes y reinsertados; reestablecer los corredores humanitarios para el ingreso de víveres y combustible; el cumplimiento a los acuerdos de paz y su punto álgido en la Reforma Agraria y sustitución de cultivos sin la aspersión de glifosato; la reestructuración de una reforma fiscal que no le otorgue liquidez a los grandes capitales, sino a la pequeña y mediana empresa y el retorno de la democracia.

Se el Primero en Comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Acepto la Política de privacidad

    Traduir »