Presione "Enter" para acceder al contenido

Manifiesto Colombia

Voiced by Amazon Polly

Es difícil migrar. El desarraigo te consume cada día que pasa. Recién llegas a otro lugar estás entre la espada y la pared… Y la pared, aunque no es un lienzo blanco, cabe la posibilidad de comenzar otra historia y sanar, quizá hasta con otro nombre y tomar consciencia sobre cómo mi lugar de nacimiento se derrumba ante millones de ojos, y su convulsión histórica y la violencia frenética nos destruyó psicológicamente de generación en generación.

Hoy frente a ustedes, mientras en Colombia se combate una dictadura y nos damos cuenta cómo los verdugos de esa elite prohibieron escudriñar en asuntos políticos y satanizaron desde sus corporaciones mediáticas a quien ejerciera la veeduría pública, pues ya sospechaban que el estallido social era inminente y justo ante la burla desde tiempos inmemoriales.

Debo aceptar que sabía de la barbarie y huí. Debo aceptar que fui testigo del desfalco y huí. Debo aceptar que fui parte del engranaje desde conductas maliciosas que jamás cuestioné. Debo aceptar que por miedo a la palabra futuro y por miedo a la palabra miseria huí desesperadamente. Me he cuestionado tanto pero a la vez siento orgullo por el bienestar que he conseguido, pero qué hubiera sido de ese buen vivir en mi nación, en mi departamento, en mi ciudad, en mi barrio y con la vencindad, ¿Hubiera soltado la espada o la empuñaría aún hoy cuando la sangre escurre de ella a borbotones?

Ya comprendo un poco más esa palabrería de ladrones y estirpes políticas que creyeron en la sumisión absoluta del ciudadano asfixiado, del campesino y el indígena marginado desde épocas coloniales, del afrocolombiano escupido por desempleado y pobre, de los abandonados y convertidos en una mera cifra sin un futuro distinto a una muerte sin dignidad.

Ya es hora del diálogo real sobre las bases para una comunidad en paz, donde el respeto por el otro consolide el verdadero carisma de nuestro pueblo, que bajo cánticos y bailes clama por el cese de las horribles noches y el señalamiento de todos los cómplices, culpables e indiferentes al genocidio.

Se el Primero en Comentar

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Acepto la Política de privacidad

    Traduir »